sábado, 4 de abril de 2009

Tres Pasos Para Recibir Tu Milagro - 2

Paso 2
Debes Tener Fe Que Recibirás Lo Que Deseas De Dios

Lo segundo que hizo el cojo fue tener fe para recibir su sanidad.

Al oír el evangelio, algo se produjo en su interior; él supo que la sanidad estaba disponible para él, y esa verdad lo hizo libre.

ROMANOS 10:13-17
13 Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor será salvo.
14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo oirán sin haber quién les predique?
15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuan hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas (el evangelio)!
16 Mas no todos obedecieron el evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído nuestro anuncio?
17 ASI QUE LA FE ES POR EL OIR, Y EL OIR, POR LA PALABRA DE DIOS.

Esto fue lo que se produjo en este cojo cuando escuchó el evangelio, la fe.

Cada vez que oímos la Palabra de Dios la fe empieza a producirse en nuestro corazón.

Esto fue lo que le pasó a este hombre, mientras Pablo iba predicando la Palabra de Dios, algo empezó a producirse en su corazón. Algo que fue tan evidente, que el mismo apóstol Pablo se dio cuenta.

Cada vez que vamos a la Palabra de Dios de una manera continua, la revelación de la verdad empieza a crecer en nosotros, y juntamente con ella llega la fe para hacernos libres y traer las cosas que necesitamos.

Esto es lo que ocurre cuando nacemos de nuevo. El día que recibí a Jesús, una persona me predicó el evangelio, mientras escuchaba la fe empezó a crecer en mi corazón, y cuando me preguntó si quería recibir a Jesús, yo le dije que sí.

Ese es el proceso de la fe, cada vez que oímos la Palabra de Dios, la fe es producida en nuestro corazón.

Un día estaba compartiendo con un hermano en la calle, y él me preguntó que debía hacer para recibir el Bautismo del Espíritu Santo.

Le empecé a mostrar los casos a lo largo de Hechos (2:1-4, 8:13-17, 10:44-47, 19:1-7) de personas que lo habían recibido.

Le mostré en la escritura, que toda persona que recibe el Bautismo del Espíritu Santo, habla en lenguas.

Al compartirle eso la fe empezó a crecer en su corazón, y apenas le impuse las manos, empezó a hablar en otras lenguas.

He tenido el mismo resultado cada vez que le he compartido la Palabra de Dios ha alguna persona, específicamente acerca de su necesidad.

En Gálatas 6:7 dice: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.”

Por eso, cada vez que sembramos la Palabra de Dios en nuestro corazón la fe crece para poder recibir las cosas que deseamos de Dios.

Esto fue lo que pasó con el cojo de Listra; cuando Pablo predicó el evangelio, en el cual está incluida la sanidad física, la fe creció en el hombre para que pueda recibir su sanidad.

Recuerda lo segundo que debes hacer es tener fe en la Palabra de Dios.

1 comentario:

jobthart dijo...

Usted explica que la persona que desea ser sanado debe tener fe. ¿Pero cómo debemos aplicar esta "regla" para un niño de 5 años?
El niño aún no puede entender qué es la fe.
¿O en este caso son los padres que deben tener esta fe? ¿Pero si los padres no tienen este fe...? No es justo para el niño que su sanidad depende de la fe de otros.
Agradeceremos si nos pudiera aclarar este caso y si usted ha tenido experiencias con niños.

La Palabra de Sanidad Headline Animator